Sunday, March 20, 2011

El triple desastre que experimenta Japón cambia la forma en que proveemos apoyo psicosocial a los sobrevivientes



By Joseph O. Prewitt Díaz[1] PhD
Los eventos de la ultima semana en Japón nos exige examinar las practicas de proveer apoyo psicosocial a una población afectada después de un desastre. Las practicas aceptada hasta la fecha incluyen primeros auxilios psicológicas, intervención en crisis y actividades para bajar el nivel de estrés y mantener a los niños y niñas tranquilos tales como juegos, dibujos, escribir historias y hasta jugar juegos electrónicos.
Los visuales de Japón nos exigen que debemos re-examinar la practicas actuales par ayudar a las personas afectadas por los desastres.  La Asociación de Psicólogos Americana nos sugiere que debemos pensar en “El camino hacia la resiliencia”. Resiliencia se define como la capacidad del ser humano para rebotar de una situación traumática con mayor fuerza, vigor, y una visión hacia el futuro. Considerando otros desastres recientes como Katrina, el tsunami de 2004, y el efecto de la explosión de CAPECO en los niños y niñas de Cataño y Fort Buchanan sugerimos algunos pasos que nos ayuda a re-esforzar nuestra resiliencia y nos lleva a formar un plan para la recuperación.
1. Comunícate. Es importante mantener un buen vínculo con familiares cercanos, amigos y otras personas. Acepta la ayuda y el apoyo de quienes se preocupan por ti, el sentir que nos escuchan fortalece nuestra capacidad de recuperación.

2. No consideres que una crisis es un problema insuperable. Ocurrirán acontecimientos muy estresantes en la vida que no podrás evitar, pero podrás cambiar la forma de interpretarlos y de responder a ellos. Trata de mirar más allá del presente, cuando las circunstancias futuras quizás sean un poco más alentadoras.

3.            Acepta que el cambio forma parte de la vida. Es posible que ya no puedas alcanzar ciertas metas a causa de la situación adversa. Aceptar lo que no puedes cambiar te permitirá concentrarte en lo que sí puedes cambiar.

4.            Pon las cosas en perspectiva. Aun al enfrentar acontecimientos muy dolorosos, trata de considerar la situación estresante en un contexto más amplio y mantén una perspectiva de largo plazo. No le des al problema una importancia desproporcionada.

5.            Cultiva una visión positiva de ti mismo. Desarrollar la confianza en tu capacidad de resolver problemas y confiar en tus instintos fortalece la capacidad de recuperación.

6.            Cuídate. Presta atención a tus necesidades y sentimientos. Participa en actividades que te gusten y te permitan relajarte. Realiza ejercicio físico con regularidad.


[1] El Prewitt Díaz sirvió como el Experto Funcional en apoyo psicosocial para la Cruz Roja Americana en el sur de Asia durante la recuperación del tsunami de 2004. Es recipiente el Premio Internacional Humanitario otorgado por la Asociación Psicológica America. 

No comments:

Post a Comment

One God of All!

The more you study various religious books, you find more commonality in the various teachings than differences. I actually wrote an artic...